domingo, 20 de noviembre de 2011

València: CGT participa en la Manifestació d’estudiants per un ensenyament públic.

Miles de estudiantes universitarios y de Secundaria se han unieron el jueves pasado en una manifestación por las calles de Valencia contra los «ataques» que aseguran está sufriendo la educación pública en forma de «recortes» presupuestarios y «aumento de tasas» para cursar estudios superiores. Una movilización que esperan marque un «punto de inflexión» como preludio para que los sindicatos convoquen una huelga general educativa que se extienda también al profesorado, padres y madres.

Tras una pancarta que ’Alerta de privatización’ e insta a vaciar las aulas y tomar las calles, miles de alumnos, unos 5.000 según la organización, convocados la Asamblea Interuniversitaria junto al Sindicato de Estudiantes que se ha sumado a la movilización, han caminado tras una tumba en la que yace la educación, rodeada de carteles en los que se podían leer cosas como ’Sin perro, sin flauta y sin carrera’, ’Error 404 Democracia not found’, ’Ni escuela de élites ni fábrica de precarios’ o ’Menos corrupción más educación’.

La protesta, que se ha realizado al mismo tiempo en otros puntos de España, ha estado ambientada en Valencia por cánticos que clamaban ’No somos mercadería, somos estudiantes’, ’Fuera las empresas de la universidad’, ’Manos arriba esto es un atraco’ y sobre todo ’No, no, no a la privatización’ han acompañado un recorrido por la avenida Blasco Ibáñez que ha cruzado el Puente del Real hasta, para continuar por la Glorieta, la calle de la Paz, la Plaza de la Reina y la de la Virgen, y que concluye ante el Palau de la Generalitat.
 
El camino ha tenido una parada modo de ’performance’ a las puertas del edificio del Rectorado de la Universitat de València, donde se ha augurado el futuro de la concesión de títulos universitarios a través de subastas al mejor postor. «Basta de repartir títulos, ahora se van a cobrar. El que no tenga dinero se va a la calle. Ahora se van a dar los títulos de una nueva manera: por subasta», han alertado y s ha emulado como sería.
 
Para Aina Tarrasó, miembro de la Asamblea Interuniversitaria, esta manifestación pretende ser "un punto de inflexión para comenzar una movilización real de la comunidad universitaria, comenzando por los estudiantes «a quienes más afectan los recortes en educación, la subida de las tasas y la estrategia 2015», y extendiéndose al resto de la comunidad universitaria, pues también los programas de movilidad Erasmus para el Personal Docente e Investigador (PDI) y el Personal de Administración y Servicios (PAS) «ahora igual no, pero de aquí dos meses igual dejan de pagarlos», ha augurado.

Con las elecciones el próximo 20 de noviembre a la vista, Tarrasó ha apuntado que «gane quien gane ya sea PP o PSOE, que es lo que tiene el bipartidismo, o unos u otros, parece que no haya ninguna otra alternativa, para nosotros son absolutamente lo mismo y lo que no hagan unos lo harán los otros» por lo que «para las asambleas no afectará absolutamente nada».

«MANO DE OBRA BARATA EN ÉPOCA DE CRISIS»
Por su parte, el presidente del Sindicato de Estudiantes, Carlos Naranjo, que ve un «ataque brutal» en que a partir de enero la Generalitat valenciana no subvenciones los estudios de los estudiantes fuera de la comunidad europea, condenándolos a matrículas que alcanzan los 6.000 euros de media, ha alertado que «esto es el principio para que luego también vengan a por los estudiantes comunitarios porque lo único que pretenden es que si vamos a la universidad, paguemos por completo las tasas y el gasto que generamos para la universidad».

Ese «es el plan que defiende la derecha principalmente y los lobbys empresariales, y también por desgracia el Ministerio de Educación sigue esta tendencia con el objetivo de que la universidad sea si acaso un privilegio y que los hijos de los trabajadores que aspiran a estudiar en la universidad para conseguir unas condiciones de vida digna no lo consigan».

«Lo único que quieren para nosotros es que seamos mano de obra barata ahora en época de crisis que es lo que necesitan, aumentar sus beneficios brutalmente y si acaso que los que estudian que sean los hijos de los empresarios y los hijos de los poderosos».

Además, en la Comunitat quieren «quitar» los programas de estudio en valenciano, «privatizar el suelo público con el programa de los CIS, mientras hay 19.000 estudiantes en barracones», por lo que «hay motivos suficientes para juntarnos por fin estudiantes, trabajadores de la enseñanza y padres y madres en una movilización y continuar en un plan que englobe a todo el estado español que está bajo el mismo ataque a la educación pública».

Para el representante del Sindicado de Estudiantes, es una «oportunidad» y el «momento adecuado» para que los dirigentes sindicales se pongan la frente y convoquen una «huelga general de la Educación» y "enfrentarnos a todos los recortes y todas las reformas, entre las que también ha comentado la «con la nueva reforma laboral los jóvenes hasta los 30 años podemos estar encadenando contratos de prácticas en una empresa, lo que significa cobrar 400 euros y luego toda la vida encadenando contrato temporal tras contrato temporal. Es una ataque directo a las condiciones de vida de la clase trabajadora», ha sentenciado.