martes, 21 de febrero de 2012

CGT-PV Exige la dimisión de la delegada del gobierno en Valencia y el cese de la brutalidad policial contra los estudiantes

La Confederación General del Trabajo del País Valenciano (CGT-PV) se solidariza con los jóvenes y estudiantes que en los últimos días están saliendo a las calles de Valencia para protestar por los recortes del Gobierno en el sector de la enseñanza. También queremos mostrar nuestro más enérgico rechazo a la represión policial que se ha desatado en estos días contra la juventud estudiantil, con varios heridos, decenas de detenidos y centenares de personas retenidas e identificadas simplemente por ejercer su derecho a la libertad de expresión y manifestación.

Desde el Secretariado Permanente de la CGT-PV nos sumamos a las voces que piden el cese inmediato de la Delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, por ser la máxima responsable de la brutalidad con que las fuerzas represivas se están ensañando con chicos y chicas de 17 ó 18 años, a los que se propinan verdaderas palizas y a los que se insulta y denigra por parte de supuestos agentes del orden. Afortunadamente hoy existen medios técnicos para grabar agresiones físicas y ofensas verbales, y la sociedad está pudiendo comprobar cómo se trata a nuestros hijos por el mero hecho de manifestarse y exigir una enseñanza de calidad y un futuro mejor para estas nuevas generaciones.

Por último, la CGT informa que en la tarde-noche de ayer, frente a las sentadas y concentraciones ante el Instituto Luis Vives y en las calles de alrededor, ha sido una constante la actitud represiva y las cargas de la policía (con decenas de furgones en todas las esquinas) que ha provocado heridas de consideración a varias personas, entre ellas a dos mujeres que han tenido que ser trasladas en ambulancia a los centros hospitalarios.

Es curioso y triste que el Ministerio del Interior y la Delegación de Gobierno pongan tanto interés y tan costosos medios en evitar que se manifiesten unos centenares de estudiantes, indignados por su negro futuro, mientras en los últimos años se ha permitido el saqueo sistemático de las arcas públicas (los impuestos de todos los ciudadanos) por parte de banqueros ambiciosos y políticos corruptos que siguen siendo tratados, todavía hoy, como personas ejemplares y libres de toda sospecha.
 

Gabinete de Prensa CGT-PV