domingo, 9 de junio de 2013

CGT defiende un Ferrocarril Público y Social

Son años los que llevamos el sindicato CGT defendiendo un Ferrocarril al servicio de toda la sociedad bajo la garantía de un carácter público. Estuvimos en contra de la división de RENFE en dos empresas y seguimos estando en contra de más fragmentaciones de ADIF y de RENFE, mientras en Europa la política ferroviaria es de mantener unificadas las empresas ferroviarias.
 
CGT fuimos convocantes y promotores de la protesta de trabajadores y trabajadoras ferroviarios en la estación de Valladolid ayer jueves, como miembros de los Comités Provinciales de las dos empresas, protesta que se mantendrá todos los jueves de junio. Si no hemos hecho hasta ahora más acciones conjuntas ha sido porque el resto de sindicatos no han querido y saludamos que ahora hayan reaccionado a lo que ya veníamos anunciando sobre los recortes de trenes que quería hacer el gobierno, ya lo dijimos en diciembre de 2012 y en ese mes ya le alertamos al Consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León sobre la eliminación de paradas y de trenes y las consecuencias que eso tuvo hace años y que puede repetirse si no se reconduce este despropósito.

Desde CGT denunciamos el discurso manipulador sobre el coste de los servicios ferroviarios, cifras infladas para justificar la eliminación de trenes y la expulsión de usuarios a la carretera, creando ciudadanía de diferentes categorías dependiendo del lugar donde viva. Medidas que favorecen la despoblación y desertización empresarial en Castilla y León.

Llevamos CGT años proponiendo la puesta en marcha de un servicio de Cercanías Ferroviaria entre Palencia y Medina del Campo, la única manera de aumentar los usuarios del tren es poner unas frecuencias que permita disponer del servicio a distintas horas y no eliminando trenes que es lo que han hecho. El coste es mínimo en una línea que se comparte y reparte con otros trenes.

CGT estamos en contra de estos recortes, totalmente injustificados, el ahorro total que manifiestan que supone esta eliminación de trenes y paradas, es mucho menos que el coste de mantenimiento anual de una línea de AVE de las que hay en servicio y el reglamento europeo 1370/2007 que limita las subvenciones estatales al ferrocarril a las estrictamente necesarias para la compensación de aquellos servicios deficitarios cuya continuidad esté justificada por razones de eficiencia energética, social, económica o medioambiental, no pone límites para la subvención y consideramos un derroche de recursos que no paren trenes en las estaciones que ya existen, sin entrar a valorar la eficiencia energética, social y medioambiental que en un estudio serio quedaría demostrada, incluso aplicados todos los costes de la carretera también eficiencia económica.

CGT estamos en contra de dividir RENFE en 4 sociedades y ADIF en 2. Deberían mirarse en los modelos francés o alemán que mantienen unificadas las empresas ferroviarias y su condición de empresas públicas.

La eliminación de servicios supone un descenso de la carga de trabajo y por ello menor empleo, la división de las empresas supone dar pasos hacia la privatización y hacia la precariedad laboral. Todo ello traerá consecuencias de un peor servicio y aumento de precios, para conseguir beneficio empresarial que ahora como entidad pública no debe contemplarse.

De mantenerse esta política la protesta irá en aumento y no descartamos huelgas en verano.