sábado, 14 de septiembre de 2013

La economía del anarquismo

Os presento un nuevo documento que sirve, creo, para introducir los planteamientos económicos de los anarquistas, divididos en tres “escuelas”: la mutualista (vinculada con Proudhon), la colectivista (representada por Bakunin) y la comunista (desarrollada por Kropotkin).
 
Se podría discutir si otra escuela, el denominado anarquismo de mercado, está incluida en la corriente mutualista proudhoniana o no. También es discutible que el mutualismo sea defendido por “pocos anarquistas”. 

A pesar de que el autor deja entrever sus simpatías por el comunismo libertario, suscribe un principio que creo fundamental y de primer orden para cualquier pensamiento libertario: la libre experimentación. No parece correcto descartar, por ejemplo, el cooperativismo como un avance transformador antes de juzgar sus logros y contradicciones en la práctica. La defensa de este principio de libre experimentación abre la saludable puerta a un “anarquismo sin adjetivos”, como propusieran, entre otros, Ricardo Mella, Fernando Tarrida del Mármol y Voltairine de Cleyre, en el espíritu esta última de las ideas de Dyer Lum. Esta orientación derribaría las fronteras sectarias entre las diferentes corrientes anarquistas para comprometerlas
en un, sin duda, fructífero debate para todos.