lunes, 31 de marzo de 2014

El cierre de RTVV cuesta ya 140 millones de euros a la Generalitat

La cifra duplica las previsiones iniciales del Consell y el presupuesto de la televisión para 2014

Unos días después del anuncio del cierre de Radiotelevisió Valenciana (RTVV), el portavoz y vicepresidente del Consell, José Ciscar, adelantaba que el coste de la decisión sería de 70 millones de euros. Al final, solo las indemnizaciones a los 1.630 empleados de la empresa pública supondrán un coste de 86,1 millones, como figura en el acuerdo cerrado por los gestores de RTVV y los representantes de los trabajadores el pasado domingo, segundos antes de que venciera el periodo de consultas del segundo expediente de regulación de empleo (ERE). Si se cuentan los salarios mientras Canal 9 y Ràdio 9 permanecen apagadas y las compensaciones por los contratos rotos (de derechos televisivos y de servicios, como limpieza, seguridad o jardinería), el coste de acabar con RTVV se eleva hasta 139.655.000 euros.

Esta cantidad incluye los 55.000 euros previstos para la consultora KPMG por el asesoramiento en el despido colectivo y los tres millones por publicidad no ingresada en 2013. En este cálculo hay discrepancia entre trabajadores y liquidadores. Estos últimos solo contemplan los 800.000 euros en anuncios que estaban ya firmados, mientras que el comité cuenta lo que podía haber entrado en el campaña de Navidad y se perdió (de ahí los 3 millones).

RTVV se apagó el pasado 29 de noviembre. Desde entonces, más de 1.500 empleados cobran sin trabajar. Son, en total, 4,5 millones al mes. Como los despidos se calcula que no serán efectivos hasta final de abril (la Inspección de Trabajo tiene 15 días para hacer su informe y después hay que preparar la documentación de los alrededor de 1.500 que se desvincularán ya de la empresa), el Consell habrá gastado 22,5 millones en las remuneraciones para el personal que sigue en casa.

La rescisión de contratos de derechos de series y películas tiene un coste, según informe del comité de empresa, de 18 millones. La cancelación de otros contratos de servicios son diez más.

En total, casi 140 millones. Más incluso de lo que pronosticaron los sindicatos al iniciarse el proceso (130 millones) y el doble del presupuesto que el Gobierno de Alberto Fabra asignó a RTVV para 2014 (68 millones).

Lo pactado por los liquidadores y los asesores de KPMG supera lo acordado en otros ERE en la Administración valenciana. El de CulturArts, sacado adelante de manera negociado, se cerró con indemnizaciones para los afectados de 20 días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades (lo mínimo legal en caso de ERE), si bien contemplaba incentivos importantes para quienes se adscribieran de forma voluntaria.

Tras la bofetada judicial al primer ERE en Canal 9, el criterio del Consell ha sido ahora el de no dejar resquicios a posibles sorpresas en la lquidación de la empresa, que se extenderá hasta junio de 2015.

No obstante, tendrá que defender el despido colectivo en los tribunales, ya que CGT „el único sindicato que se ha desmarcado del acuerdo porque sus afiliados lo rechazaron„ anunció ayer que denunciará el ERE si su asamblea así lo aprueba la semana próxima.

Con todo, la Generalitat podrá hacer valer en esta ocasión ante el tribunal que cuenta con el respaldo del 70 % de la plantilla y del 92 % del comité.

El personal colocado a dedo cobrará igual
El comité de empresa incluyó una adenda en el acuerdo del pasado domingo en el que manifiesta su disconformidad por la inclusión en el ERE con las mismas condiciones del personal de confianza de los directores generales de RTVV. Se refiere al famoso 3 % del personal que podía designar «a dedo» cada director general. Se trata, en concreto, de veinte personas, según datos sindicales. También cobrarán indemnizaciones como trabajadores normales los tres empleados que están en «excedencia forzosa» (en teoría, en puestos de elección pública). Son los «sapos» a digerir para salvar el acuerdo.

Fuente: Levante-EMV