jueves, 6 de marzo de 2014

Vaersa gastó 1,4 millones de euros en 65 todoterrenos sin concurso

La Fiscalía de Valencia ha iniciado una investigación penal por el gasto de la empresa

Cotino autorizó una operación que se fraccionó en siete contratos vulnerando la ley

La compra vino precedida de la adquisición de 115 vehículos a cambio de 2,3 millones


La Fiscalía de Valencia ha iniciado una investigación penal por la compra de 65 vehículos todoterreno por parte de Vaersa, la empresa pública de la Generalitat que presta los servicios relacionados con la gestión medioambiental.

Según confirmaron fuentes judiciales a EL MUNDO, las diligencias parten de una denuncia de la Confederación General del Trabajo (CGT), que pidió a Anticorrupción que investigara a los gestores de Vaersa por pagar 1,4 millones en la adquisición de estos vehículos. Según la denuncia, la empresa no convocó ningún concurso público para adjudicar este servicio en 2010, fecha en la que Juan Cotino, actual presidente de las Cortes Valencianas, dirigía el consejo de administración de Vaersa en calidad de conseller de Medio Ambiente.

Esta operación sospechosa fue detectada por la Sindicatura de Cuentas en su informe de fiscalización de Vaersa en el año 2010. Según admitió el síndic entonces, Vaersa adquirió 65 vehículos todoterreno mediante la celebración de siete contratos de arrendamiento financiero, por un importe global de 1.447.841 euros. Anticorrupción investiga ahora por qué esta adquisición se realizó sin licitación pública pese a que por su cuantía debió incluso publicarse en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Pero la compra de los 65 todoterrenos no es el único asunto que está sobre la mesa de Anticorrupción. En la denuncia CGT añade que Vaersa adquirió durante 2010 otros tres vehículos todoterreno, por importe de 69.419 euros, así como otros elementos accesorios, por importe de 90.000 euros, sin la formalización de documento contractual.

Además, la empresa invirtió 786.668 euros en arrendamientos de vehículos todoterreno facturados por una misma sociedad sin formalización contractual. En total, según consta en la denuncia, se pagaron más de 2,3 millones de euros vulnerando la ley de contratos públicos.

Estas compras y arrendamientos vinieron precedidas de otro contrato de adquisición de 115 vehículos todoterreno de gama alta realizada en marzo de 2010, también siendo conseller Juan Cotino, por un valor de 2.320.049 euros.

Esta vez, según fuentes cercanas a la investigación, sí que hubo licitación pública, pero la compra fue polémica pues se cerró al mismo tiempo que Vaersa anunció recortes en la contratación de personal de prevención de incendios forestales por un valor prácticamente idéntico al de la compra de los vehículos.

Por otro lado, Fiscalía revisa las advertencias de la Sindicatura sobre la existencia de otras contrataciones a dedo por un importe de 2.368.768 euros por varios servicios.

En concreto, Vaersa gastó 1,6 millones en concepto de trasiego y limpieza de materiales en la planta de Villena. Vaersa está en causa objetiva de disolución y el Consell anunció a finales de 2013 otro ERE después de que el la sala de lo Social del TSJ anulara el anterior.
 
¿QUÉ DIJO LA SINDICATURA EN 2010?
 
En su informe de 2010, la sindicatura señaló que «entre el 21 de julio y 28 de octubre, Vaersa adquirió 65 vehículos todoterreno mediante la celebración de siete contratos de arrendamiento financiero, por un importe global de 1,4 millones de eurios, con una entidad financiera, siendo el suministrador de vehículos la empresa que se presentó a la licitación anterior. Esta adquisición no ha sido objeto de licitación mediante un procedimiento abierto sujeto a regulación armonizada».

Fuente: El Mundo