lunes, 7 de abril de 2014

Tómbola y Canta Canta acaban en los tribunales

Los contratos vinculados a dos de los programas más conocidos de Canal 9 y el de una productora han acabado en los tribunales. El Tribunal de Cuentas, en concreto, examinará los acuerdos ventajosos que Radiotelevisió Valenciana (RTVV) firmó con el periodista Jesús Mariñas, la presentadora María Abradelo y la productora de José Luis Moreno, inmerso en otra polémica por su relación con el Ayuntamiento de Valencia. El paquete de presuntas irregularidades también incluye los gastos, aparentemente privados, que dos ex directivos cargaron a la empresa pública cuando el dinero no era un problema en Canal 9.

Los días previos a que el Consell ordenara el cese indefinido de las emisiones de la televisión autonómica, el PSPV aireó contratos escandalosos de RTVV. Según reveló el diputado socialista Josep Moreno, Mariñas percibía 1.000 euros cada vez que se sentaba a hablar de la vida de alguien en Matí, matí. El propio periodista confirmó que su sueldo por cada intervención en el programa Tómbola ascendía a 3.000 euros semanales. Mientras, María Abradelo cobraba anualmente 270.000 euros más IVA por presentar Babalà, entre otros programas, como Canta, canta, pese a que el salario de algunos profesionales de la casa no llegaba a 2.000 euros al mes.

Los socialistas divulgaron estos contratos pero no dieron ningún paso en los tribunales para exigir responsabilidades contables a los gestores de RTVV. Ha sido el sindicato CGT, el mismo que ha anunciado que llevará el ERE de extinción a judicatura, el que ha remitido la documentación al Tribunal de Cuentas. Ya presentó una denuncia y ahora la han ampliado con estos pagos por el agujero de 1.200 millones de euros de RTVV.

CGT no cuenta con mayoría en el comité de empresa, pero sus decisiones están marcando el proceso de liquidación de la sociedad. El Consell impuso como condición ineludible unanimidad sindical para firmar el ERE, pero CGT se negó (lo hace en todas las negociaciones en las que participa) y, además de judicializar las últimas negociaciones con los trabajadores, también ha elevado esta denuncia.

Al margen de los pagos que Canal 9 hizo a Mariñas y Abradelo, la denuncia incluye el contrato con la productora Alba Adriática, de José Luis Moreno, por más de dos millones de euros por el programa Planta 25. Tal y como se ha ido conociendo en los últimos meses, este programa se emitió porque la sindicatura alertó en sus informes que la productora no había justificado más de 1 millón de euros de un programa anterior y Moreno, al parecer, optó por emitir Planta 25 -que pasó inadvertido por la audiencia- pese a que ya se había difundido a través de la televisión de Castilla-La Mancha.

Los gastos del ex director de Ràdio 9 Jesús Wolstein (1.666 euros en concepto de servicios extraordinarios por una habitación de hotel en Alicante) también aparecen en el escrito. El análisis policial a la agenda de Pablo Crespo, número dos de la organización de Francisco Correa, ha descubierto el presunto interés de la trama Gürtel por trabajar con el Valencia CF cuando Wolstein era su director de comunicación.

Según estas anotaciones, Gürtel miró al club (que esta a la venta por la desastrosa gestión económica) tras morder del contrato de 7,4 millones de euros (IVA incluido) de la visita del Papa a Valencia aprovechándose de los contactos que habían conseguido tras su paso por Canal 9. Según la Policía, Gürtel montó una cena con el ex presidente Juan Soler cuando Wolstein era su jefe de comunicación.

Los pagos a este directivo no son los únicos que incluye la denuncia. CGT también ha enviado al Tribunal de Cuentas el cargo que hizo Víctor Llanes, que firmó los contratos con Adriática, por una estancia en un hotel de Miami entre el 29 de diciembre y el dos de enero del 2000.
 
Fuente: El Mundo