lunes, 3 de noviembre de 2014

Dimite el director de la empresa pública Vaersa, imputado por malversación

La consellera Isabel Bonig ha anunciado que Enrique Simó, imputado por presunta malversación, presentó su renuncia el pasado viernes

El director de Vaersa fue detenido y puesto en libertad con cargos con obligación de comparecencia periódica en el juzgado y retirada de pasaporte

La investigación se inició tras las denuncias del sindicato CGT y desde Esquerra Unida consideran que la dimisión de Simó es una "buena noticia"

El director de la empresa pública Valenciana de Aprovechamiento Energético de Residuos (Vaersa), Enrique Simó, imputado en una causa abierta por malversación, presentó el pasado viernes su dimisión del cargo, según ha anunciado este lunes la consellera de Territorio y coordinadora general del PP valenciano (PP), Isabel Bonig.

Simó fue detenido y puesto en libertad con cargos en una causa instruida en el juzgado de instrucción número 15 de Valencia, que fue declarada secreta, el pasado mes de junio. Simó, como el exresponsable de Vaersa, Felipe Espinosa, quedó en libertad provisional con obligación de comparecencia periódica en el juzgado y retirada de pasaporte en una causa abierta por supuesto delito de malversación.

Simó no sigue en el cargo "porque el viernes presentó su dimisión", ha asegurado Bonig, que es también presidenta del consejo de administración de Vaersa, al tiempo que ha señalado que el asunto por el que se ha imputado al director de la empresa pública es "una cuestión administrativa".

Así, se trata de una cuestión administrativa "porque no estaba en el tema de los vehículos, no era de su época y respecto de las otras dos cuestiones, recuerdo que fue el director actual de Vaersa el que puso fin a la productividad y a la contratación de abogado", y ha insistido en que "así está y así se demostrará porque hay prueba documental sobre esa cuestión".

Denuncias de CGT

El sindicato CGT presentó tres denuncias en Fiscalía Anticorrupción: por la compra de 65 vehículos todoterreno por 1,4 millones de euros en 2010; por el pago de productividad a directivos y por el abono de 1,8 millones de euros a un letrado supuestamente contratado 'a dedo'.

Una "buena" noticia

En opinión del diputado de Esquerra Unida Lluís Torró, la dimisión de Simó es "una buena noticia", a pesar de que tilda de "realmente increíble" que haya estado cuatro meses en su cargo después de que "le imputaran y detuvieran por este delito de corrupción", con lo que ha indicado que "las líneas rojas sólo se cumplen en algunos casos, y en éste no ha sido así. Incluso no ha sido la consellera la que le ha cesado, sino que ha tenido que ser él quien dimitiera. El PP se dedica a tapar los casos de corrupción". 
 
Artículo original: eldiario.es