viernes, 28 de agosto de 2015

Quinta semana consecutiva de huelga indefinida de los trabajadores de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales

El colectivo de trabajadores de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) se mantiene por quinta semana consecutiva en huelga indefinida, tras los “insignificantes” avances registrados en la negociación con su empresa, la empresa pública Tragsa, que sigue negándose a revisar el salario base y los complementos retributivos del colectivo, al que excluyen de 38 artículos del convenio colectivo de la empresa.

Tragsa aplica a sus trabajadores de la BRIF un “anexo VII” al convenio colectivo de la empresa que les excluye de 38 artículos, referidos mayormente a cuestiones retributivas, dietas, compensación de días, pluses por peligrosidad e incluso el artículo sobre condiciones más beneficiosas previas a la firma del citado anexo para el personal BRIF. Además, se les encuadra a todos ellos en el último de los 9 grupos salariales previstos en el convenio.

Frente a esta situación, reclaman unas condiciones dignas y acordes al trabajo que realizan, comenzando por elevar el salario base –muchos meses no llegan ni a los 900 euros en plena campaña de extinción de incendios, y a menos de 800 en periodo de Labores Preventivas– y el acceso a determinados complementos que ahora les están vedados y la mejora sustancial de los pluses por peligrosidad, turnicidad y disponibilidad.

El colectivo BRIF reivindica también “que se nos llame por nuestro nombre, Bomberos Forestales, cosa que a Tragsa no debería costarle ni dinero ni esfuerzo”. También piden una formación de cara a acreditar esta categoría profesional, “otra petición que no supone ningún aumento presupuestario y que se podría englobar dentro del programa formativo que ya tiene la empresa”.

Finalmente, los trabajadores de las BRIF reclaman a su empresa que cuando ya no puedan superar las pruebas físicas que se les obligan a pasar cada año y que son excluyentes, les garantice una segunda actividad, reubicando a estos trabajadores en otras tareas, fundamentalmente de apoyo logístico, de modo que no sean expulsados de la empresa y del servicio, como ya está sucediendo.