miércoles, 16 de septiembre de 2015

La Policía halla en Vaersa más pruebas del desvío de dinero en la visita del Papa

 Árticulo original: Elmundo.es
 
Cuando parecía que todo estaba contado en las piezas valencianas de Gürtel, que investigan los contratos de la Generalitat con el grupo de empresas de Francisco Correa, la Policía Judicial de Valencia ha tenido acceso a más pruebas que reactivan unas pesquisas que llevan ya seis años en fase de instrucción. O al menos abre nuevas líneas de investigación que hasta ahora permanecían bloqueadas.

Según los datos de los que dispone EL MUNDO, los agentes han localizado varios correos electrónicos que confirmarían contrataciones irregulares de la empresa pública Valenciana de Aprovechamiento Energético de Residuos (Vaersa), apéndice de la Conselleria de Medio Ambiente, relativas a la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia, en julio 2006. Fue el primer gran evento de la era de Francisco Camps y parece que se convirtió en un negocio rentable, muy rentable, para los empresarios cercanos al ex president.

Las pruebas, al parecer, han aparecido en el marco de la instrucción del caso Vaersa, que investiga desde 2014 el juzgado de Instrucción 15 de Valencia tras una denuncia que presentó la Fiscalía especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, a raíz de que un sindicato, CGT, aportara abundante documentación sobre determinadas contrataciones sospechosas y el reparto de sobresueldos aparentemente ilegales. Las nuevas pruebas, que apuntarían al supuesto desvío de más dinero público, han aparecido durante el volcado informático que los investigadores han realizado tras el decomiso de ordenadores y dispositivos móviles de los dos últimos gerentes de Vaersa, Felipe Espinosa Bolaños y Enrique Simó, según fuentes del caso.

Un contrato entre Radiotelevisió Valenciana (RTVV) y la constructora leonesa Teconsa es el hilo del que tiró la Policía Nacional para esclarecer el presunto desvío de dinero público en la visita del Papa a favor de los empresarios de Gürtel.

Las pruebas han aparecido en la instrucción del 'caso Vaersa'...

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) investiga, dentro de la pieza 4, si Correa se ocultó en la constructora para hacerse con el contrato de las pantallas y los equipos de sonorización que se instalaron por todo el recorrido, un servicio por el que Canal 9 pagó 7,4 millones de euros (IVA incluido) -es el mayor contrato de su historia- pese a que los técnicos lo valoraron en poco más de tres.

A cambio, según apunta el sumario, los empresarios bajo sospecha habrían pagado hasta 500.000 euros en comisiones al ex director general Pedro García a través de un entramado societario. La Abogacía del Estado se ha personado en este procedimiento al detectar presuntos delitos contra la Hacienda pública en el enriquecimiento sin justificar de Pedro García.

nuevas diligencias

Fue a partir del año 2013 cuando la investigación se amplía a otros supuestos pelotazos después de que un ex trabajador de Orange Market, el brazo de Correa en Valencia, aportara al instructor, el magistrado José Ceres, abundante documentación sobre el evento religioso y otras contrataciones.

... Tras el análisis de los dispositivos incautados a los ex directores generales

Según fuentes próximas al caso, los correos electrónicos que ha descubierto ahora la Policía Judicial son posteriores al evento y habrían sido localizados en dispositivos electrónicos de Espinosa Bolaños, al que encontraron una cuenta en Bank of China con un saldo de 600.000 yuanes, 80.000 euros al cambio. Este ex directivo de Vaersa , ex directivo del Arab Bank en Valencia y Cataluña, fue alto cargo de la Administración con los ex consellers José Ramón García Antón, ya fallecido, y Juan Cotino, imputado en la pieza de la visita del Papa. El jurado ha pedido colaboración a China, considerado paraíso fiscal, para que informe de otras posibles cuentas del ex director de Vaersa.
Contrataciones

Las contrataciones de la visita del Papa se gestionaron a través de organismos autónomos de la Administración o de la Fundación V Encuentro Mundial de las familias, integrada por el Arzobispado de Valencia, Ayuntamiento, Diputación y Generalitat. Todas las administraciones realizaron una aportación inicial de 10.000 euros y el evento se tendría que haber autofinanciado, al menos en parte, con la venta de material publicitario al millón de peregrinos que participó en el evento.

Pero el presupuesto de la Fundación se disparó, superó los 20 millones de euros, y en 2014 el Consell de Alberto Fabra tuvo que absorber determinadas deudas para disolverla siete años después de la visita del Papa. Sólo en urinarios, publicidad y mochilas se gastaron hasta 14 millones de euros, según reflejan las cuentas de la Fundación.

En abril de 2014, el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana publicó una modificación presupuestaria por la que el Consell destinaba 1,3 millones a la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana para cubrir pagos pendientes. Según confirmó la conselleria de Hacienda por medio de una respuesta parlamentaria al ex síndico de EUPV en las Cortes, Ignacio Blanco, con ese dinero se liquidaron deudas pendientes de la Fundación con Vaersa por 519.011 euros y de Acciona por 787.885 euros. A ese dinero hay que sumar los otros dos millones de euros que el Consell de Camps aprobó desviar en 2010 a la Fundación V Encuentro para pagar otras deudas.

Por el momento se desconoce la participación exacta de Vaersa en el evento y el procedimiento que siguió para llevar a cabo las contrataciones. Los correos se sumarán a la investigación del Papa en el momento procesal oportuno si así lo consideran los investigadores ya que forman parte de un dossier entregado al juzgado que investiga el caso Vaersa.

La pieza 4 es la única que aún continúa en fase de instrucción en el TSJ pese a que ya no hay aforados imputados. El Tribunal Supremo tiene que resolver el conflicto de competencia pero, hasta entonces, la sala de lo Civil y Penal del TSJ ha dado su aval al instructor para que continúe con las diligencias hasta que el TS se pronuncie y evitar más retrasos en una causa que ya ha pasado por varios órganos judiciales por los privilegios jurisdiccionales de los que han gozado varios de los investigados.

Según completaron fuentes judiciales, Ceres está a la espera de informes policiales y de Hacienda, y retomará las declaraciones a imputados el próximo 27 de octubre con el interrogatorio de Vicente Sanz, ex número dos del grupo RTVV.