martes, 6 de octubre de 2015

Una juez imputa al cargo que colocó a 'enchufados' del PP en las depuradoras

Artículo original: ElMundo
 
El juzgado de Instrucción 12 ha imputado a José Juan Morenilla, ex gerente de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana (Epsar), apéndice de la Conselleria de Agricultura, en relación a los presuntos casos de nepotismo y el reparto de sobresueldos que denunció en junio la sección de Delitos Económicos de la Fiscalía de Valencia.

Según confirmaron fuentes judiciales, el juzgado ha citado a declarar a Morenilla el próximo día 14 de octubre a las 09:30 horas para que aclare por qué contrató a personas afines al PP o familiares de destacados dirigentes valenciano pese a los informes de la Conselleria de Hacienda que alertaban de la ilegalidad. Ese mismo día también declararán varios testigos propuestos por la Fiscalía, completaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Una denuncia de la Confederación General del Trabajo (CGT) ante el Ministerio Fiscal ha motivado este procedimiento. Se investigan los presuntos delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos en relación a contrataciones laborales irregulares en la Epsar y se extenderá, en el momento procesal oportuno, a aquellas personas que a lo largo de la instrucción judicial se revelan como responsables.

Tal y como contó ayer ELMUNDO, seis informes que emitió la Conselleria de Hacienda, a través de la dirección general de Presupuestos, cuestionan las contrataciones. Los informes negativos fueron reiterados y Hacienda solicitó que se retrotrajesen la creación de los puestos de trabajo hasta en cuatro ejercicios consecutivos. Finalmente se eliminaron las plazas, sí, pero parece que con trampas: los afortunados pasaron a ocupar las de otros trabajadores que, según dichos informes, fueron despedidos sin citar en ningún momento el por qué de su cese. Una de esas afortunadas fue la prima del ex conseller y eurodiputado del PP Esteban González Pons, Patricia Stuyck Pons. La Fiscalía pidió que declararan como como testigos los afortunados, incluida al prima de Pons, para que aclaren los méritos por los que fueron contratados y su currículum.

Morenilla, pues, tendrá que explicar el 14 de octubre por qué repartió los sobresueldos y ordenó recolocar a personas cercanas al PP en las plazas de empleados que fueron despedidos o que estaban en excedencia. Ésta no será la primera vez que declarará en un juzgado.

Morenilla es, además, uno de los acusados por el caso Emarsa, que juzgará a partir del mes de noviembre el presunto saqueo de la depuradora de Pinedo (Valencia). Morenilla se enfrenta por estos hechos a una petición de pena de la Fiscalía que llega a los 12 años de prisión.

El ex gerente de la Epsar amasó una fortuna durante su paso por la Administración valenciana. Un informe de Hacienda incluido en el sumario de Emarsa constató que acumuló, en sólo seis años, 17 fincas, 14 cuentas corrientes con saldo positivo y cinco coches de alta gama que inscribió a nombre de la empresa de su pareja, Agromática del Este. Morenilla es, además, copropietario de un apartamento -con aparcamiento y trastero- en una urbanización de la parroquia de Canillo, en Andorra, que fue embargado para saldar la fianza impuesta por el juzgado, que superó los 13 millones.

En este nuevo procedimiento judicial, la Fiscalía concretó en su denuncia que la Epsar gastó, entre 2009 y 2012, hasta 512.468 euros para el pago de esos puestos de trabajo «sin la perceptiva autorización del Consell». «El denunciado -Morenilla- consintió omitiendo y obviando de forma grosera y patente los requisitos legales para proceder a la creación y abono del puesto de trabajo», añadió la fiscal.
La prima de Pons que justificó Emarsa

El Consell del PP nunca explicó los motivos del ascenso de la prima de Esteban González Pons en esta empresa pública. Cuando se conoció el alcance del presunto saqueo de la depuradora de Pinedo, el PSPV pidió al ex conseller de Agricultura José Císcar que explicara el ascenso de Patricia Stuyck Pons, sobre todo, porque justificaba las decisiones de Morenilla cada vez que el juzgado requería informes sobre las irregularidades.

Estas denuncias no suelen tener recorrido penal pues los denunciantes deben acreditar que las plazas se crearon a medida y que los beneficiarios no tienen méritos suficientes para ocuparlas. En los últimos meses la Fiscalía ha archivado varias denuncias en este sentido, entre ellas la que alertaba de 'enchufes' de dirigentes de Nuevas Generaciones en el Ivaj. CGT quiere aprovechar la denuncia de la Fiscalía para revisar más contrataciones irregulares.

El ex gerente de Emarsa, Esteban Cuesta, ha señalado en varias ocasiones a Morenilla como uno de los presuntos cerebros de la trama. La Audiencia de Valencia retrasó el inicio del juicio de Emarsa después de que la Policía localizara al fugado Jorge Ignacio Roca.