sábado, 9 de abril de 2016

La CGT no participa de estrategias electoralistas

La Asamblea de las Marchas de la Dignidad no acepta la propuesta de trasladar la próxima movilización del 28 de Mayo al 11 de Junio, para evitar la coincidencia con la jornada promovida por el “Plan B”

El día 2 de Abril 2016 ha tenido lugar la Asamblea Estatal de las Marchas de la Dignidad en Zaragoza, para debatir, entre otras cosas, la movilización descentralizada que se había anunciado para el día 28 de Mayo y que, desde diversos colectivos, se pretende hacer confluir con la que ha organizado posteriormente el llamado Plan B (plataforma creada por algunos políticos de partidos emergentes europeos) para el mismo día, en algunas capitales de la UE y, lógicamente, en nuestro país.

Desde la CGT –respetando la voluntad de cualquier activista o grupo político para manifestar sus opiniones cuando lo desee- consideramos que esto es una maniobra política de carácter electoralista, por la que se parasita la capacidad de movilización de este movimiento de las Marchas de la Dignidad 22M y de los colectivos sociales y sindicales que la integran, para servir a intereses de determinados partidos políticos de cara a unas posibles elecciones políticas en junio.

Este conflicto, surgido por la lamentable mezcla de convocatorias y lemas que sin duda va a crear, se hubiera solucionado fácilmente atendiendo a la propuesta que planteó CGT junto a los sindicatos que forman el Bloque Combativo de Clase (compuesto por los sindicatos CGT, Solidaridad Obrera, Intersindical de Aragón, AST, CSC, SAS y otros) consistente en trasladar la fecha de nuestra movilización al 11 de Junio, así no habría confusiones ni manipulaciones, y cada colectivo y organización acudiría a donde creyera conveniente.

Sin embargo, con gran tristeza, vimos y escuchamos las múltiples intervenciones de los territorios y organizaciones allí presentes y, salvo algunas excepciones, confirmaron lo que CGT ya se temía, un interés incompresible por atrincherarse en torno a la fecha del 28M y de la confluencia con el Plan B. Esta evidente utilización no hubiera podido ocurrir sin la complicidad de numerosas organizaciones que integran las Marchas, lo que, a nuestro juicio, dinamita en la práctica el carácter independiente, plural y combativo de este espacio de lucha social que tan bien había funcionado hasta ahora, con varias movilizaciones de miles de personas e infinidad de actividades descentralizadas durante los años 2014 y 2015.

La CGT no acudirá el día 28 de Mayo a esta Movilización, ya que no estamos dispuestos a participar en estrategias electoralistas de ninguna índole, aunque seguiremos peleando en la calle y en los centros de trabajo por los objetivos que verdaderamente afectan a las clases populares, confluyendo con aquellas personas y organizaciones que así lo decidan, a la vez que nos replantearemos el papel que jugamos en el espacio de las Marchas de la Dignidad y nuestra relación con el Plan B, para analizar si sigue teniendo algún sentido nuestra presencia en plataformas donde se modifican sus objetivos fundacionales y su carácter social y apartidista.

¡SOLO HAY UN CAMINO, DIGNIDAD Y LUCHA!



Gabinete de Prensa

Secretariado Permanente del Comité Confederal

Confederación General del Trabajo (CGT)