miércoles, 30 de agosto de 2017

CGT rechaza la implicación de medios materiales y humanos de TMB en medidas antiterroristas


El pasado sábado 26 de agosto, autobuses que circulaban trabajando normalmente fueron retirados de su recorrido habitual, y sus conductores recibimos instrucciones para cortar calles y avenidas con el fin de proteger y resguardar la manifestación que se realizó en Barcelona contra el terrorismo. Algunos autobuses también fueron trasladados directamente de sus depósitos.

Estas medidas nos fueron impuestas en nuestro horario habitual de trabajo, por lo que tuvimos que permanecer con nuestros vehículos, cumpliendo el papel de "pilones móviles".

Al margen de la más que discutible medida de poner como barrera de protección autobuses que utilizan gas como combustible de propulsión, por lo que llevan incorporados depósitos que almacenan este elemento a altísimas presiones, los trabajadores/as rehusamos vernos involucrados en situaciones, que como ésta, son ajenas completamente a nuestro trabajo.

Este episodio es uno más en la larga cadena de despropósitos que padecemos desde que Mercedes Vidal y Enric Cañas, Presidenta y Consejero Delegado, se han hecho cargo de la dirección de TMB. Nefasta gestión de las negociaciones de convenio de metro y buses, ocultación de salarios de escándalo, plan de trasvase de usuarios de la empresa pública al tranvía privado, y una inacabable lista de medidas que están vertiendo a la decadencia y el descontrol en la mayor empresa de transporte público de Cataluña.

Desde CGT rechazamos contundentemente esta medida, ya que en ningún caso los trabajadores / as y medios materiales de la empresa estamos para suplir medidas que son puramente policiales.

Esperamos que eventos como los que sufrió nuestra ciudad no se repitan, pero advertimos que nos opondremos a cualquier nuevo intento de poner en peligro al personal ya los medios de nuestra empresa.

Sección Sindical de CGT en Autobuses de TMB

29 de agosto de 2017