jueves, 3 de enero de 2019

Carmen Jareño: “Defendemos los derechos de los trabajadores de FGV porque tenemos más dignidad de la que algunos querrían”

FGV vuelve estos días de manera recurrente a ocupar las páginas de los diarios. Las personas que en ella trabajamos los 365 días del año somos una vez más las responsables de sus “fiascos”.

Desde CGT-FGV volvemos a alzar la voz para que la información sea todo lo poliédrica que es y no un corte al vuelo que “casualmente” dirige a los receptores del mensaje por dónde más fácil resulta complacerles.

Que el servicio nocturno ha sido una decisión política que, si tal vez meditada, desde luego no ha calculado el alcance ni la situación actual de Metrovalencia, es algo que debe saber la opinión pública. Pero es bien conocido que los políticos tienen que renovar su asiento cada cuatro años.

Quienes trabajamos en FGV querríamos que la ciudadanía se acordase de cada vez que accede a este servicio público y no encuentra personal en las estaciones, cada vez que se tropieza con una máquina que no funciona, o una escalera que se encuentra parada un día y otro, o cuando oye “por motivos técnicos” sin saber que a veces lo son y, algunas otras, no hay medios para poder dar el servicio que quienes estamos ahí un día y otro querríamos… y que vuelva a oír una vez más la música de “viajar sin título de transporte supone …” que ameniza su trayecto.

Queremos que las usuarias de este medio de transporte sepan que muchas veces no hay personal para cubrir ese servicio que a ustedes ya les parece insuficiente. ¿Se plantean cómo podemos darlo más ampliado? Pues de momento sólo es posible a base de ordeno y mando, trabajando cuando no nos toca. Da igual que tengamos familia, vida personal, sueño o salud. Tenemos que hacerlo todo por la buena imagen de esta Empresa. Ya veremos luego a la clase política hablar de conciliación de la vida personal y familiar.

Queremos que ustedes sepan que se nos avecina una Ley de Seguridad Ferroviaria que, de momento, pueden obviar cuando quieren montar trenes discoteca que animen a la juventud a utilizar el transporte público gratuitamente botella en mano. Dicha ley nos complicará todavía más el servicio si la hacen para cubrir expediente sin contar con los trabajadores/as.

Es fácil decir que lo que queremos es aumento salarial, cuando hemos perdido en los últimos años más de un 20% de salario, mientras vemos cómo ni la austeridad ni la transparencia se promueven por arriba.

Seguimos advirtiendo la falta de ética. No sabemos si a ustedes les ha pasado desapercibida entre tantas campañas publicitarias para las que tiene que haber dinero porque son las que sustentan el brillo y esplendor de un sistema que nos está vendiendo y que a ustedes les va a despojar del derecho al transporte y la movilidad.

Que las trabajadoras de FGV defendamos nuestros derechos es algo legítimo. Y tenemos, además, el deber moral de no dar ni un paso atrás por todas aquellas personas para las que, desde situaciones laborales mucho más desfavorecidas, no pueden hacerlo.

Vamos a defenderlos incluso por quienes, siendo trabajadoras de nuestra propia empresa, se sitúan al otro lado de una mesa de negociación que hace mucho tiempo dejó de ser tal. Sabemos que también tienen vida personal, incluso historias complicadas. Ojalá no se hubieran olvidado tan rápido de cuando estaban en el lado que ahora ocupamos quienes sacamos este servicio público en días laborables y festivos, con horarios de día y de noche, con medios o casi sin ellos.

Y los vamos a defender porque, a pesar de todo, tenemos más dignidad de la que algunos querrían.

Carmen Jareño

Delegada CGT-Metrovalencia