viernes, 26 de abril de 2019

1er Maig 2019: Ara més que mai! Més organització i més lluita al carrer!

La lluita sí que serveix
Sense cap dubte, la consecució de la jornada laboral diària de 8 hores és la fita més important del moviment obrer de l’Estat espanyol. Un èxit que va venir precedit per una vaga que va durar 44 dies i que es va iniciar a l’empresa Riegos y Fuerzas del Ebro de Barcelona, coneguda popularment com “La Canadenca”, perquè el seu soci majoritari era el Canadian Bank of Comerce de Toronto.El motiu de la vaga va ser l’acomiadament de 8 obrers que es van negar a acceptar una reducció del seu salari.

Immediatament es van unir a la vaga els treballadors i treballadores de les empreses tèxtilsi una mica més tard ho va fertot el personal deles empreses de l’electricitat, l’aigua i el gas. De mica en mica la paralització dels serveis públics va ser total: el 70% de les fàbriques estaven aturades com a conseqüència de la vaga o de la manca de subministrament elèctrici es va arribar a declarar l’estat de guerra.

Antonio Pérez Collado: “Las pensiones, un reto para la nueva legislatura”

Artículo de opinión del compañero de la Asamblea de Pensionistas y Jubilad@s de CGT-València publicado en Levante-EMV.

Desde la Asamblea de Jubilados de CGT nos hemos dirigido a todos los partidos políticos valencianos con representación institucional para hacerles llegar nuestras propuestas respecto al sistema público de pensiones, al objeto de que sean tenidas en cuenta por las organizaciones políticas que, en los próximos años, estarán presentes en los parlamentos valenciano y español.

Lo primero que hemos querido dejar patente con estas cartas es que no compartimos en absoluto la versión que se viene lanzando de que se agotan los recursos para las pensiones.

28 de abril Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo

Campaña de la CGT contra la ley de mutuas

El nuevo modelo de Mutuas excede, con mucho, la mera gestión de las incapacidades estrictamente profesionales y se sitúa, además, en un lugar privilegiado para la gestión de las incapacidades comunes. Es un modelo en el que las Mutuas, como entidades empresariales, reciben fondos públicos para que gestionen tanto prestaciones asistenciales como económicas a los trabajadores en situación de incapacidad temporal, sea ésta del tipo que sea, y esto es algo que debe desaparecer. Dichas funciones deben ser, por tanto, reintegradas al ámbito público.

Si unimos este poder que se otorga a las Mutuas a los cambios legislativos por lo que se puede despedir con mucha más facilidad a aquellas personas que se encuentren de baja (art. 52 d), el hecho de caer enfermo se convierte, no sólo en una amenaza hacia nuestra salud, sino también en la amenaza cierta de que podemos perder nuestro puesto de trabajo por la vía de un despido objetivo.