miércoles, 5 de junio de 2019

Comunicado de CGT ante la represión al movimiento feminista valenciano en el 8M

CGT-PV denuncia la represión al movimiento feminista valenciano por parte del gobierno del PSOE a través de su delegado en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio

Durante la primera huelga general del feminismo, en la jornada del 8 de marzo de 2018, varias mujeres del movimiento feminista valenciano, que participaban en piquetes informativos, fueron sancionadas por la Ley Mordaza. En aquella ocasión las mujeres se movilizaron y exigieron al Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio (nombrado por el PSOE) que retirara las multas. Para justificar su negativa, Fulgencio argumentó que puesto que las multas fueron impuestas durante el mandato del PP, retirarlas significaría prevaricar.

Sin embargo, y con el PSOE en el gobierno central y autonómico, en el transcurso de la segunda Huelga General Feminista del 8M, nuevamente la maquinaria represiva se ha puesto en marcha, y varias mujeres–entre las cuales hay cuatro militantes de la CGT- han sido identificadas por participar en piquetes informativos en diversos puntos de la ciudad de Valencia.

En consecuencia han recibido, en aplicación de la Ley Mordaza, comunicación de apertura de expedientes y sanciones de multas por infracción grave. Mientras, su Secretario General hace declaraciones públicas afirmando que “Ninguna sociedad realmente libre persigue la libertad de expresión” y apuesta por derogar la Ley Mordaza. (Publicado 17/09/2018 13:23:39CET)

La “Confederació General del Treball del País Valencià”, como sindicato convocante de las jornadas de huelga general tanto del pasado año como de esta de 2019, condena enérgicamente las medidas restrictivas de la policía, identificando y presionando a los piquetes informativos.

CGT-PV rechaza igualmente las multas impuestas que demuestran la voluntad del Gobierno del Partido Socialista Obrero Español de impedir el legítimo ejercicio del derecho de huelga, en lugar de eliminar definitivamente, no tan solo la Ley Mordaza, sino todas las modificaciones del cuerpo penal llevadas a cabo por el ultraderechista ex ministro del PP Ruiz Gallardón y que contribuyen a coartar profundamente la libertad de las personas.

Estas medidas represivas ponen en evidencia el gran temor que la fuerza transformadora de un movimiento feminista, anticapitalista, ecologista y que pone en el centro de la vida a las personas, genera en los poderes establecidos.

CGT-PV manifiesta su total apoyo y respaldo al movimiento feminista y a todas las compañeras represaliadas, así como su voluntad de poner en marcha todas las medidas necesarias para defender el derecho de huelga sin coacciones ni impedimentos de cualquier tipo.

 
4 de mayo
CGT País Valencià